KWM: Capítulo 163 – Hiiro Va a pasión

(8/15)
Tengo el otro en un rato o el la noche…. tengo que hacer tarea TT.TT

Traducido por Yari
Editado por Risotto


Capítulo 163 – Hiiro Va a pasión

Hiiro hizo una expresión que mostraba que estaba convencido con la razón de Rarashikde de venir aquí. Ya que ambos tenían el mismo destino, los dos se dirigieron hacia el «Arbol Rey» juntos.

Ella dijo que ella también tenía algunos negocios con el rey, pero-

“Además, no hay manera de que pudiera dejarme perder la oportunidad de un evento tan divertido, ¿verdad?” (Rarashik)

Su sonrisa estaba llena de determinación. Incluso Hiiro reconoció que si ella estaba con él, la conversación podría ir sin ningún tipo de obstáculos innecesarios y por lo tanto le permitió unirse a él sin ninguna palabra de oposición.

Algunos soldados pueden recordar su cara de hombre bestia, así que Rarashik le pidió llevar una capucha. Ciertamente, de esta manera, él podría ser capaz de evitar conflictos innecesarios.

Sin embargo, al entrar en el «Árbol  del Rey» era natural que otros miraran a una persona que llevaba una capucha roja de una manera que les impedía confirmar su identidad.

Sin embargo, como Rarashik estaba cerca de él, lo juzgaron como su compañero y así, nadie dijo nada. Antes de entrar en el «Salón del Trono» Rarashik informó uno de los soldados que ella estaba buscando una audiencia con el rey.

El soldado se inclinó hacia Rarashik con una expresión nerviosa y entró en el «Salón del Trono». Después de un rato, regresó y permitió a los dos invitados a entrar.

Rarashik tomó la delantera mientras Hiiro siguió detrás de ella.

(Hou, asi que este es el «Salón del Trono», huh…… y eso es) (Hiiro)

El pensó eso mientras su mirada cayó sobre el trono majestuoso. Sentado en él estaba el rey bestia Leowald, que miraba a los dos, con los ojos dudosos.

Los ojos de Hiiro escanearon la habitación a fondo, evaluando su entorno. Cerca del trono había un hombre-pájaro, a quien Hiiro una vez había conocido antes. Parecía estar en guardia contra él y estaba mirando a Hiiro con los ojos afilados.

“¿Qué hay con la repentina visita, Rara?” (Leowald)

Leowald le pregunto a Rarashik, mientras que sus ojos estaban fijos en Hiiro.

“No, es nada. Estaba pensando informar sobre el estado actual de mis idiotas de estudiantes y……… quería presentarle a alguien interesante.” (Rarashik)

“Hou.” (Leowald)

Todos pusieron sus miradas en Hiiro. Al hacerlo, el hombre pájaro, Barid, intentó acercarse a Leowald en un intento de protegerlo, pero fue detenido inmediatamente por el rey bestia mismo.

“¿……Ese es?” (Leowald)

“Sí, estoy seguro que se sorprenderá.” (Rarashik)

Leowald echó un vistazo a Rarashik, que mostró una gran sonrisa, y volvió su línea de visión hacia Hiiro.

“……Usted por allá, quítate la capucha y muéstrame tu rostro.” (Leoward)

Entonces, justo cuando preguntó: Hiiro se quitó la capucha. Al siguiente momento, el ambiente se enfrio. Especialmente Barid, que previamente había visto a Hiiro en su forma de hombre bestia, cuido a Leowald posicionando ante él…

“Rarashik-sama, ¿Qué estás tratando de hacer?” (Barid)

Le preguntó a la mujer; sed de sangre brotó de él con cada palabra que decía. Tal reacción era nada fuera de lo común. Después de todo, fue Rarashik que había guiado a Hiiro, un enemigo, todo el camino hasta la sala del trono.

Pero ella se encogió de hombros mientras hablaba con una sonrisa que se mantuvo intacta.

“Bueno Hiiro dijo que quería conocer a Leo-sama, por lo que sólo lo traje aquí. Mencione esto antes, ¿verdad? Que este muchacho era un conocido.” (Rarashik)

“¡P-Pero todavía!” (Barid)

La queja de Barid era natural. Sin embargo, no importa que tan conocido era Hiiro, ellos estaban a duelo con sus respectivos países en juego en el tiempo de unos días. Por otra parte, él era la persona con la que tenía que ser más vigilantes. Cualquier persona es probable que sienta que no sería demasiado lejos como para pensar que Hiiro había venido a robar el alma de rey en este instante.

“Cálmete. Este chico realmente ha venido aquí sólo para hablar.” (Rarashik)

“¡D-Dónde está la evidencia de eso!” (Barid)

“Después de todo, él no es una persona que hiciera algo tan problemático.” (Rarashik)

“¿……Ah? ¿P-Problemático?” (Barid)

Barid se asombro cuando escuchó las palabras de Rarashik. Y luego, una mano agarró su hombro.

“¿M-Mi señor?” (Barid)

“Hazte a un lado por un tiempo.” (Leowald)

“¡¡P-Pero!!” (Barid)

“Muévete a un lado.” (Leowald)

Siendo dominado por la mirada del rey, Barid de mala gana se hizo a un lado. Leowald contempló a Hiiro y,

“Ha sido un tiempo…… ¿Supongo?” (Leowald)

Preguntó Leowald.

“Aa, sin lugar a dudas, ha sido desde hace mucho tiempo.” (Hiiro)

“El「 Evila 」que enfrente en 【Santo Oldine】. Ese eras tu, ¿verdad?” (Leowald)

“Así es. En ese momento, me atacó de repente. ¿Son todos los gobernantes aquí tan rápido de recurrir a la violencia?” (Hiiro)

“¡Bastardo!” (Barid)

Barid extendió sus alas para volar, pero fue detenido una vez más por el resplandor de Leowald.

“Uu………… entiendo” (Barid)

Después que Leowald confirmó que las alas estaban retractadas, una vez más miró a Hiiro con una mirada inquisitiva.

“Los que son capaces de hablar con el rey de un país así son o un pez gordo o un idiota….. ¿Cuál eres tu?” (Leowald)

“¿No es obvio que soy un pez gordo?” (Hiiro)

Al ver a Hiiro responder sin vacilar un segundo, Leowald sonrió.

“¡Gahahahaha! ¡Ya veo! ¡Este es sin duda el mismo mocoso de ese momento! ¡Gahahahaha!” (Leowald)

Al ver a su Rey reír de una manera tan agradable, las caras de los soldados se quedaron en blanco. La tensa atmósfera de antes desapareció como si fuera una mentira.

“Bueno, entonces, tu sin duda pareces ser Hiiro Okamura. Sin embargo, se supone que debes ser el potencial de guerra más fuerte en el lado del enemigo. Dime por qué alguien como usted vendría hasta aquí.” (Leowald)

“Tengo muchas razones, pero sólo hay dos razones por las que les concierne a ustedes. Una de ellas es saber la ubicación exacta de donde se llevará a cabo la batalla.” (Hiiro)

“¿Nh? ¿Usted no sabe el lugar de batalla? He oído de la Maou que ese lugar estaba bien, ¿sabes?” (Leowald)

Mientras frunció el ceño, preguntó.

“No, no hay ningún problema con el lugar en sí. Sólo necesito saber la ubicación exacta, por lo que vine aquí.” (Hiiro)

“Hou, ¿Por qué razón?” (Leowald)

“Porque voy a ser el transporte de los「 Evila 」allí.” (Hiiro)

Eso había sido escrito en la carta de la señora demonio también. Que una persona de su lado los transportaría a la ubicación de la batalla en el día prometido. Por supuesto, normalmente uno no pensaría que existiría una persona capaz de hacer eso.

Sin embargo, durante la conferencia, Hiiro teletransporto a la Señora Demonio y otros para el lejano continente demonio dentro de un instante. Por eso ellos juzgaron que era posible.

Sin embargo, mientras Leowald pensó de por qué Hiiro tendría que conocer la posición precisa de la ubicación de batalla, de repente cayó en la cuenta.

“Ya veo, ¿Tu magia no te puede llevar a lugares que no conoces?” (Leowald)

“……Hou, parece que puede usar la cabeza después de todo. Pensé que eras un completo cabeza de músculo.” (Hiiro)

En palabras de Hiiro, Rarashik rió en voz alta con un pffffft, las venas le salieron en la cabeza de Barid, y los soldados se quedaron sin aliento por el miedo. Y el individuo Leowald más importante, se reía alegremente cuando él dijo,

“¡Gahahahaha! ¡Es una frase apropiada! ¡No es así, Rara?!” (Leowald)

“¡Nahaha! ¡Sin duda es!” (Rarashik)

Leoward se reía con entusiasmo, como si se estaba divirtiendo. Los soldados estaban inquietos que una pelea iba a estallar debido a tales insultos hacia su rey, pero se sintieron aliviados cuando se dieron cuenta de que sus temores eran infundados.

“Cabeza de músculo, ¡Huh! Creo, ¡Eso es algo que Rara también solía decirme! ¡Gahaha!” (Leowald)

“¡Pero realmente eres uno!” (Rarashik)

Mirando a Leowald sin agitarse siquiera un poco, Barid estaba desconcertado.

“¡Ya veo ya veo! ¿Así que usted quiere saber dónde está el lugar para poder teletransportarse allí?” (Leowald)

“Bueno, si tuviera que dar una razón, entonces ese sería el caso.” (Hiiro)

“¿Mu? ¿Si fuera a dar dar una?” (Leowald)

“Sí, incluso si usted no me dice donde está, seria capaz de encontrarla por mí mismo después de todo.” (Hiiro)

“Hohou, ¿Lo que significa que usted tiene otra razón para venir aquí?” (Leowald)

“Bueno, solo quería hablar con usted para ver qué tipo de persona eres. Para obtener más información sobre el rey alegre que aceptó este absurdo duelo.” (Hiiro)

“¡Gahahahaha! ¡Desde su punto de vista, puede parecer una decisión absurda!” (Leowald)

“……” (Hiiro)

“Sin embargo, Hiiro, para nosotros「 Gabranth 」, que valoramos el poder y huesos por encima de todo, este duelo es, en cierto sentido, el mejor método con el que puedo estar de acuerdo.” (Leowald)

“¿……No eres sólo un idiota batalla?” (Hiiro)

“Podrías decirlo. Pero es fácil de entender. ¿No es así?” (Leowald)

“…… Yo no lo odio. Ese tipo de cosa fácil de entender.” (Hiiro)

“¡Gahaha! ¡Ya veo ya veo! ¿Entonces que? Dijo que quería tratar de hablar conmigo de antemano como esto, pero ¿Qué tal? ¿Has aprendido algo?” (Leowald)

“Bueno, supongo que puedo entender la razón por la que eres adorado tanto por el resto de los hombres bestia.” (Hiiro)

Era alguien cuya aura solo lo revelaba ser diferente a una persona normal. Tenía una manera animada de hablar y una capacidad de combate feroz. Además, tenia ese “algo”, que atraía a la gente.

Hiiro de alguna manera sentía que podía entender por qué los hombres bestias confiaban en Leowald. Había pensado en la posibilidad de una batalla que ocurría sin escuchar lo que tenía que decir. Hiiro no era tan desconsiderado como para pensar que no era una posibilidad.

Sin embargo, por el contrario, parecía que no sólo su poder, sino también su mente era buena. Hiiro hizo una sonrisa amarga, pensando que el carisma de Leowald era incomparablemente superior a la de la Maou Eveam.

Leowald debe haber estado feliz debido a las palabras de Hiiro, ya que una vez más se puso a reír con valentía.

¡Taptaptaptaptaptaptaptaptaptap!

Luego llegó el sonido de los pasos de alguien acercándose a ellos. Después de eso, una chica apareció detrás de Hiiro. Ella respiró pesadamente mientras se sujetaba el pecho con desesperación mientras miraba hacia el trono.

“He oído que Hiiro-sama ha llegado aquí ¿…… es…… eso…… verdad?” (Mimir)

Al decir eso, sus ojos se abrieron gradualmente. Su vista se centró en una sola persona.

“¿Hi…… …… …… Hiiro sama?” (Mimir)

Al oír su nombre siendo llamado, Hiiro volvió ligeramente su rostro para mirar detrás de él. Al ver a la joven, se detuvo a pensar por un momento. Sin embargo, cuando vio la gran cinta azul en su cabeza, se fue, “¿Oh?” Y pareció recordarla mientras sus ojos se abrieron un poco.

“Tu…… cinta Aoi, ¿Huh?” (Hiiro)

Advertisements

23 thoughts on “KWM: Capítulo 163 – Hiiro Va a pasión

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s